Search

Taxi en Praga

Una vez instalados en Praga, es muy sencillo poder movilizarse, y las distancias no suelen ser demasiado grandes, aunque a veces por seguridad no está mal manejarse a través del transporte público. De todas maneras, de todas las opciones que tienen la capital Checa, los taxis suelen ser los que peor fama tienen. Siempre se recomienda a los turistas, y sobre todo los que van por primera vez, que consulten a la gente del hotel de compañías de taxis confiables, porque el comentario es que suelen ser muchos los estafadores, y muchos los autos que directamente se encuentran paseando y trasladando gente por la ciudad de manera ilegal.

Las ocasiones en que se hace indispensable un taxi en Praga es cuando llueve, cuando nieva y cuando el metro está fuera de servicio, como por ejemplo, cuando ha pasado la medianoche.  En este momento del día también los tranvías y los buses suelen circular con menos frecuencia, por lo que se amerita un taxi, pero en lo posible es mejor evitarlos.

Hay algunos recaudos que no vienen mal a la hora de tener que coger uno. Obligatoriamente para que sea legal, tiene que tener en el texo una luz permanente que diga TAXI.

También hay que mirar las puertas delanteras, ya que en ambos lados del automóvil tienen que estar escritos el nombre de la empresa  a la que pertenece ese vehículo, la licencia y las tasas.

En el caso de que llegues a parar un taxi, se recomienda que puedas pedir el precio del viaje antes de subirte a él, para saber si es algo coherente y sino, esto te dará tiempo para poder discutir la tarifa.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta es la ubicación en la que decides abordar un taxi. Se dice que en las paradas más cercanas a los centros turísticos como el Puente Carlos, son más caros y se aprovechan muchas veces de la ignorancia de las calles, por parte de los usuarios. Trata de alejarte aunque sea algunas calles de ese tipo de lugares y vuelve a consultar por los precios.

Se recomienda además, tratar de pedirlos por teléfono, porque de esa manera te asegurarás de que sea un taxi registrado y podrás pedir la tarifa de antemano para poder comparar cuál empresa te conviene más.

Una de las buenas costumbres que tienen los taxis oficiales es que ellos tienen una lista de precios en algún lugar del interior del auto en el que podrás verificar si el precio que anuncia es el correcto. En estas listas hasta figura la bajada de bandera. Y en el caso extremo de que te sientas estafado, no dudes en denunciarlo, porque pueden hasta quitarle la licencia.