Search
Iglesia Nuestra Señora de la Victoria

Iglesia Nuestra Señora de la Victoria

Debemos remontarnos hasta el siglo XVI para dar con el origen de este edificio, que se trataba de una capilla protestante. Debido a que era un lugar demasiado pequeño, en el mismo se edificó una iglesia, dedicada a la Trinidad. Pero de este templo, de culto protestante, a su conversión al culto católico, existe una evolución que está relacionada con las luchas entre ambos bandos.

Ubicada en el barrio de Malá Strana, la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria es el templo barroco más antiguo de Praga y uno de los principales sitios de peregrinación de la cultura católica, ya que en ella se encuentra la imagen del Niño Jesús de Praga.

En Praga dio comienzo la Guerra de los Treinta Años, y en 1630 ambos ejércitos se enfrentaron en la batalla de la Montaña Blanca. Según cuenta la leyenda, un cura acompañaba el bando católico, y con él una imagen de la Virgen, que les hizo ganar la guerra.

De esta forma, la imagen se consideró religiosa y se trasladó a Roma. El Papa la entregó a las Carmelitas. Cuando éstas a finales del siglo XVIII tuvieron que abandonar el lugar por orden del rey José II la iglesia fue convertida en parroquia, a cargo de los Caballeros de la Orden de Malta. Y no fue hasta más de dos siglos después, en 1993, cuando el cardenal de Praga invitó a las carmelitas a volver a este convento, con el objetivo de mantener el culto al Niño Jesús de Praga y atender a los peregrinos que viajan a la ciudad.

Con respecto a la figura del Niño Jesús, el elemento más importante y característico de esta iglesia, se trata de una imagen de origen español. La talla, de sólo 47 centímetros de altura, perteneció a Doña Isabela Manrique de Lara y Mendoza, que trasladó a Praga después de que su hija se casara con un noble checo. Tras varias generaciones, la figura llegó a Polyxena de Lobkrwicz, que fue la encargada de donarla a las carmelitas, en 1628.

Fue en esa fecha cuando Praga fue ocupada por Sajonia, dejando en abandono la iglesia. Y fue precisamente otro cura el que encontró en el lugar la figura, seriamente dañada, y quien la restauró. Otra leyenda dice que lo hizo porque escuchó voces del niño, por lo que se considera que esta figura tiene propiedades milagrosas, como la protección de la ciudad durante la ocupación sueca.

Esta iglesia tiene como tradición vestir a la figura del Niño Jesús con distintos trajes. Se trata de una costumbre muy antigua, ya que cuenta con cerca de un centenar de combinaciones diferentes, motivo por el que en 1997 se generó un museo. Estos trajes, que están ricamente adornados, han sido aportados en su mayoría por peregrinos que acudían a la ciudad.

Horario

Lunes a Sábado: de 10:00 a 17:30 horas.
Domingos: de 13:00 a 17.00 horas.

Precio

Gratuita

Mapa

Localizacion

Karmelitska 9




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *